¿Has Oído Hablar De La Dieta Paleolítica?

La dieta Paleo, o dieta paleolítica es un tipo de alimentación en el que se introducen alimentos similares a los que se podrían consumir durante la era paleolítica remontándonos así, a hace 2,5 millones de años hasta hace 10.000 años.

Con estas premisas, las bases fundamentales de la dieta Paleo son el consumo de alimentos procedentes de la caza y de la recolección que se daban durante este periodo, limitando, de esta forma, los alimentos que comenzaron a consumirse cuando apareció la agricultura hace aproximadamente 10.000 años.

Como podemos observar, las características de una dieta Paleo van a ser el consumo de carnes, pescados, frutas, vegetales, frutos secos y semillas. En muchos casos, algunos de estos alimentos se limitarán sólo a la época de temporada, como se podrían consumir en el pasado.

Quedan excluidos los alimentos como los cereales, los productos lácteos o las legumbres, que se comenzaron a consumir gracias a la aparición de la agricultura. [1]

El origen en la actualidad de la dieta Paleo, se relaciona directamente con  el Dr. Loren Cordain , que durante las últimas tres décadas se ha dedicado a la divulgación científica y al estudio de la misma juntos con otros muchos de sus colegas de los campos de la medicina, la nutrición y la antropología. [2]

La dieta Paleo sostiene que nuestro organismo es genéticamente incompatible con la alimentación moderna, lo que se conoce como la “ hipótesis de discordancia” , ya que la evolución de la agricultura, con la introducción de cereales, legumbres y productos lácteos,  produjo un cambio relativamente rápido y tardío en el tiempo, en nuestro consumo de alimentos, que superó la capacidad de adaptación de nuestro cuerpo, favoreciendo la aparición de múltiples patologías bien conocidas de nuestro tiempo como pueden ser la obesidad, la diabetes, enfermedades de carácter autoinmune, alergias, miopía, cáncer o las afecciones de carácter cardiaco, entre otras. [3]

Gracias a los estudios científicos, podemos afirmar que la práctica de la dieta Paleo puede ayudar a mejorar la composición corporal, ya que arroja evidentes conclusiones acerca de la pérdida de tejido adiposo y de la mejora del perímetro abdominal [4], de la misma manera podemos comprobar cómo mejora la flexibilidad metabólica y por tanto la sensibilidad celular hacia la insulina, reduciendo el riesgo de padecer diabetes y otras muchas enfermedades vinculadas a la hiperínsulinemia y a la hiperglucemia [5].

Parece que la limitación en el consumo de algunos alimentos ricos en hidratos de carbono y anti nutrientes, como las legumbres y cereales, cuyo consumo es limitado en la dieta paleolítica, también se relaciona con un menor riesgo de padecer obesidad y una mejora en los biomarcadores de tipo cardiaco como la presión arterial. [6]

A pesar de existir múltiples beneficios de un planteamiento de dieta Paleolítica, la literatura científica, también ha demostrado que un alto consumo de carnes y grasas podría estar correlacionado con algunos tipos de cáncer colorrectal, un incremento de triglicéridos en sangre, así como la fracción de baja densidad de las lipoproteínas, LDL. [7]

Al igual que en la mayoría de dietas que podemos encontrar en la actualidad, la dieta Paleo es una alternativa más, que según el contexto de cada individuo, puede llegar a ser interesante, pero como en cualquier protocolo, debe estar bien estructurada para evitar cualquier posible desequilibrio a nivel micro y macro nutricional.

No podemos afirmar que la dieta Paleo sea una alternativa mejor que otros tipos de dietas con un aporte mayor de cereales, legumbres y productos lácteos, ya que disponemos de multitud de estudios y análisis, donde este tipo de dietas con una estructura adecuada, también se correlacionan con un menor riesgo de patologías de carácter cardiaco, menor riesgo de obesidad o mejora de la sensibilidad a la insulina, como es el caso de la dieta vegana o las basadas en alimentos vegetales. [8] [9]

En conclusión, podemos observar que la tónica general es la especificidad. Adaptar a cada individuo y a su contexto, un protocolo alimentario adecuado que cubra todo el espectro nutricional que necesita y que se adapte de manera exitosa a su vida, ajustando a través de la observación de parámetros bioquímicos, y los propios “biofeedbacks” que reporta cada individuo.

Bibliografía:

[1] Equipo de contenido de Mayo Clinic. Estilo de vida saludable Nutrición y comida saludable. Dieta paleo: ¿qué es y por qué es tan popular? [internet] Fecha de publicación  13 de Junio, 2018. Fecha de acceso 10 de Mayo, 2020. Link: https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/nutrition-and-healthy-eating/in-depth/paleo-diet/art-20111182

[2] Cordain, L., et al., Origins and evolution of the Western diet: health implications for the 21st century. Am J Clin Nutr, 2005. 81(2): p. 341-54. The Paleo Diet. Whast is the Paleo Diet? [internet] Fecha de acceso 10 de Mayo, 2020. Link: https://thepaleodiet.com/the-paleo-diet-premise/

[3] Marcos Vázquez. Dieta Paleolítica: ciencia, mitos y errores de sus detractores [internet]. Fecha de publicación 9 de diciembre, 2017. Fecha de acceso 10 de Mayo, 2020. Link: https://www.fitnessrevolucionario.com/2017/12/09/dieta-paleolitica/

[4] Ehrika Vanessa Almeida de Menezes, Helena Alves de Carvalho Sampaio, [...], and Soraia Pinheiro Machado Arruda. Influence of Paleolithic diet on anthropometric markers in chronic diseases: systematic review and meta-analysis. [internet]. Fecha de publicación 23 de Julio, 2018. Fecha de acceso 10 de Mayo, 2020. Link: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6647066/#__ffn_sectitle

[5] Tommy Jönsson, Yvonne Granfeldt, [...], and Staffan Lindeberg. Beneficial effects of a Paleolithic diet on cardiovascular risk factors in type 2 diabetes: a randomized cross-over pilot study. [internet]. Fecha de publicación 16 de Julio, 2009. Fecha de acceso 10 de Mayo, 2020. Link: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2724493/

[6] David C. Klonoff, M.D., FACP. The Beneficial Effects of a Paleolithic Diet on Type 2 Diabetes and Other Risk Factors for Cardiovascular Disease. [internet]. Fecha de publicación 01 de Noviembre, 2009. Fecha de acceso 10 de Mayo, 2020. Link: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2787021/

[7] Bachir Benarba. Red and processed meat and risk of colorectal cancer: an update. [internet]. Fecha de publicación 08 de Agosto, 2018. Fecha de acceso 10 de Mayo, 2020. Link: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6123610/

[8][9] Evelyn Medawar, Sebastian Huhn, [...], and A. Veronica Witte. The effects of plant-based diets on the body and the brain: a systematic review. Fecha de publicación 12 de Septiembre, 2019. Fecha de acceso 10 de Mayo, 2020. Link: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6742661/

Comments (0)

Product added to wishlist