Prevención Del Cáncer A Través De La Alimentación

Como todos sabemos, una buena alimentación es fundamental a la hora de evitar el riesgo de sufrir cualquier tipo de enfermedad, pero por desgracia, aun, hay muchas personas que a pesar de saberlo, prefieren llevar un estilo de vida poco saludable, bien por pereza, ya que siempre es más sencillo recurrir a aquellos alimentos que no es necesario preparar demasiado, bien porque su entorno sigue un estilo de vida poco saludable y se dejan llevar en esa misma corriente, o bien porque piensan que alimentarse de manera saludable no les va a proporcionar el mismo placer que llevar una dieta rica en alimentos procesados e hiperpalatabbles, cargados de azúcares refinados, grasas trans y aditivos químicos que la industria alimentaria utiliza para satisfacer a sus consumidores. También están aquellos que a pesar de estar concienciados con un estilo de vida saludable, en parte, utilizan esa baza para consumirlos en exceso, como es el caso de aquellas personas que como hacen deporte, creen que pueden utilizar como recompensa este tipo de alimentos. Como hoy he entrenado una hora en el gimnasio y he hecho otra hora de cardio, puedo consumir esta bolsa de patatas con una cervecita, incluso en muchas ocasiones, pensando que están consumiendo un producto relativamente sano, como es el caso de algunos alimentos procesados con etiquetas light, low carb, o sin azúcar añadido.

Para aclarar y responsabilizar a toda la comunidad que nos sigue, acerca del riesgo de consumir de manera frecuente estos alimentos, queremos mostraros este estudio publicado en The BMJ en febrero de 2018, acerca del consumo de alimentos ultraprocesados y el riego de cáncer.

Se trata de un estudio de cohorte prospectivo donde se evalúo y se registró a los sujetos durante un mínimo de dos años.

Este estudio está realizado a través de la plataforma francesa NutriNet-Santé, lanzada en el año 2009 con la finalidad de estudiar múltiples asociaciones entre la alimentación y la salud. Para este estudio se han observado un total de 104980 participantes con una edad mínima de 18 años y una edad media de 42,8 años.

Para la realización del mismo, se pidió a los participantes que llevasen un diario (dietario) de registro de todos los alimentos que consumían durante las 24 horas del día. Los alimentos consumidos eran clasificados según su grado de proceso, utilizando como referencia la NOVA classification.

La finalidad de este estudió fue valorar las principales asociaciones entre la ingesta de alimentos ultraprocesados y el riesgo de cáncer en general, cáncer de mama, de próstata y cáncer colorrectal, evaluados mediante modelos de riesgo proporcional de Cox multibariables, ajustados por valores de riesgo conocidos.

Cabe aclarar que se conoce como análisis de Cox, al modelo de los riesgos proporcionales, una clase de modelos usados para modelar los riesgos que afectan a la supervivencia de una población de sujetos.

Los resultados que arrojó el estudio fueron los siguientes:

- El consumo de alimentos ultraprocesados era mayor en los participantes más jóvenes, hecho que no es de extrañar, ya que generalmente la población más joven toma menos consciencia acerca de la importancia de su alimentación y su salud, por lo que es nuestro deber inculcar el carácter preventivo de la enfermedad que está ligado a una buena nutrición.

- Un consumo de alimentos ultraprocesados mayo, también estaba directamente relacionado con los participantes fumadores, con menor grado de educación, sin antecedentes familiares de cáncer y con un menor grado de práctica de actividad física. Es curioso, como el simple hecho de practicar ejercicio, en la mayoría de las ocasiones, nos incite a mejorar nuestros hábitos alimenticios de forma paralela.

-Aunque la cantidad de sujetos femeninas en este estudio era más elevada que la de sujetos masculinos (82159 vs 22821) es decir el 78,3 % eran mujeres, la contribución de alimentos ultraprocesados a la dieta fue muy similar en el total, 18,74 % en el caso de los hombres y 18,71 % en el caso de las mujeres. Este hecho puede hacernos pensar en la hipótesis de que los hombres en general cuiden menos su alimentación.

-La proporción en la distribución del consumo de alimentos ultraprocesados fue la siguiente, productos azucarados (26%), bebidas azucaradas (20%), seguido de alimentos ricos en almidón y cereales de desayuno (16%) y frutal y vegetales procesados (10%).

-Durante el estudio y en una media de 5 años, se registraron un total de 2228 incidencias de cáncer, de los cuales 739 fueron de mama, 281 de próstata y 153 colorrectal.

En este estudio, un aumento del 10% de alimentos ultraprocesados en la dieta, se asoció con aumentos significativos del 12% de riesgo de padecer cáncer y un 11% en concreto al riesgo de padecer cáncer de mama.

Como ya hemos hablado en otros post, una alimentación saludable, rica en nutrientes y variada va alejarnos de los riesgos de padecer cualquier enfermedad, ya sean trastornos cardiometabólicos, como la obesidad, la hipertensión y dislipidemia, pero ahora también conocemos, que el consumo de alimentos ultraprocesados puede ocasionar la expresión de aquellos genes implicados en procesos de cáncer y seguramente en un sinfín más de trastornos que se están estudiando a día de hoy.

Comments (0)

Product added to wishlist