Los Trucos Para Que El Alcohol No Te Pase Factura Estas Navidades.

Las cerves del aperitivo, el vinito de la cena, el champán para brindar y terminamos con los copazos celebrando las fiestas por todo lo alto, y ya sabemos, noches de desenfreno… mañanas de ibuprofeno.

Para que estas fiestas no tires por la borda todo lo que has logrado durante el año, vamos a contarte todo acerca del alcohol, los efectos que produce en nuestro cuerpo, por qué no es el mejor aliado y como podemos consumirlo minimizando los efectos adversos al máximo.

Nuestro metabolismo está preparado para producir energía de muchísimas formas, a través del alcohol nuestras células también son capaces de producir esta energía, pero...¿Qué coste supone para nuestro organismo?

Las moléculas de ethanol contenidas en el alcohol siguen cuatro pasos para que nuestro cuerpo las pueda convertir en energía, ethanol — acetaldehido — acetato – acetyl-coa. Estas dos últimas formas son las que nuestras células son capaces de manejar para la producción de energía.

Es común escuchar que el alcohol son calorías vacías, hecho que hace referencia a que se trata de una sustancia que no aporta nutrientes al organismo, pero como hemos dicho, sí que le aporta energía, cada gramo de alcohol posee 7 kcalorías por lo que se trata de una fuente bastante calórica y con una gran capacidad térmica para nuestro cuerpo.

Al contrario que las creencias populares, el alcohol no tiene la capacidad de almacenarse como una grasa, de hecho nuestro cuerpo da prioridad siempre a su oxidación, hecho por el cual aumenta la temperatura corporal y se utiliza en algunos países  fríos para combatir las bajas temperaturas, el problema surge de nuevo en nuestras células que como bien explicamos en la primera entrega son unas malas ejecutoras de multitareas por lo que cuando consumimos alcohol, el mecanismo de oxidación tanto de grasas como de glucosa se paraliza, de modo que estás son almacenadas en adipocitos, tanto grasa como glucosas, o como glucógeno,en el caso sólo de la glucosa, para su posterior utilización, de modo que frenaremos la mejora de nuestra composición corporal en cierto modo.

El problema no acaba aquí, lo normal es que la ingesta de alcohol se realice acompañada de bebidas altas en azúcares, por lo que agravamos en gran medida el impacto que éste genera sobre nuestro organismo, y todo ese azúcar extra quedará circulando por nuestra sangre y almacenándose hasta que el alcohol haya sido oxidado, por lo que en este caso sí que nos hará ganar grasa.

Nuestros órganos como el hígado o los riñones y nuestra química cerebral también se ven directamente afectados por los efectos nocivos del alcohol y es que influye de manera directa sobre neurotransmisores y neuronas, así como sobre nuestras hormonas, por ello en el caso que nos concierne a nosotros, nuestra síntesis proteica se verá comprometida, se reducirán nuestros niveles de testosterona en el caso de los hombres y aumentarán los niveles de estrógenos, hecho que nos garantiza un entorno idílico para la acumulación de tejido adiposo.

Todos estos factores perjudiciales para nuestra salud y para la mejora de nuestra composición corporal, hacen que nos alejemos bastante del objetivo que perseguimos pero, sabemos que es una época complicada y entendemos que algún día quieras disfrutar, obviamente, siempre con moderación, por lo que desde Givemefit vamos a tratar de ayudarte con algunos consejos para que la ingesta de alcohol tenga el menor impacto negativo sobre tu cuerpo y no te aleje en absoluto del éxito.

 Recomendaciones:

- Si vas a beber alcohol durante las comidas, trata de minimizar tu ingesta de grasas e hidratos de carbono, de esta manera obtendrás el incremento térmico que produce el alcohol y no almacenarás tantas grasas y azúcares en tu cuerpo.

- Cuando consumas bebidas alcohólicas evita que sean altas en azúcar y mezclaras con bebidas que contengan azúcar como acompañante, son preferibles el vino y la cerveza o añadir a tus combinados tónicas sin azúcar o agua con gas.

- El autocontrol y la moderación son un éxito garantizado por lo que te recomendamos que antes de beber una gran cantidad, recapacites sobre lo que realmente vas a obtener y lo que vas a perder. Con dos vasos/copas es más que suficiente.

- No es buena idea beber después de realizar ejercicio cardiovascular, aunque éste siempre te puede ayudar a eliminar de manera más rápida el alcohol de tu organismo.

- Si vas a beber, tampoco es buena idea que lo hagas antes de tu entrenamiento con cargas, hay numerosos estudios que afirman la disminución del rendimiento y el gran impacto sobre la síntesis proteica que sucede.

- Evita beber demasiado antes de una comida, el alcohol tiene un gran efecto sobre el cortisol, aumenta los niveles de dopamina y disminuye los de serotonina, por lo que te ayuda a desinhibirte y tiene un gran efecto negativo sobre la saciedad, es probable que acabes comiendo más de la cuenta y un mayor de número de alimentos cargados de hidratos de carbono y grasas.

 

Leave a Reply