Sigue Haciendo Los Ejercicios Que Más Te Gustan

Muchísimas veces hemos escuchado decir a numerosos entrenadores y preparadores, que hay ejercicios que son obligatorios y no debemos evitar, porque son los que van marcar una gran diferencia a la hora de alcanzar determinados rangos de fuerza, funcionalidad o estética.

Lo hemos oído tantas veces que hasta yo mismo casi llego a creer que es cierto, de hecho, uno de los ejercicios que más odio es la sentadilla  con barra, ya que la compresión espinal a la que me somete la barra cuando trabajo, me produce bastante rechazo, aun así, en muchas ocasiones la he considerado básica en mis rutinas, siendo perseverante con ella y sin llegar a obtener nunca buenas sensaciones como otras personas, hasta que decidí cambiar por otra alternativa que me iba mejor, aún sin saber por qué, mi tren inferior responde mucho mejor cuando la posición de la carga no está directamente sobre mi espalda. Pues bien, la ciencia, actualmente, parece que avala lo que la práctica me estaba demostrando.

Parece que el mito de que los mejores ejercicios, son los que no estás haciendo porque no te gustan, ha quedado desterrado, aunque siempre hay que tratar este tema con especial cuidado, ya que no puedes hacer sólo press de banca y curl de bíceps para mejorar como a muchos les gustaría.

Un nuevo estudio, parece demostrar justo esto, individuos, obviamente experimentados y entrenados, consiguen una mayor mejora en la fuerza y en la ganancia de masa muscular si, en lugar de seguir un entrenamiento al pie de la letra, pueden escoger los ejercicios que les gustan o van mejor para un determinado grupo muscular.

Un equipo de investigadores de florida y Brasil, reclutaron a 32 atletas experimentados que podían trabajar con al menos el 1,75 veces su peso corporal en sentadilla, y 1,3 veces su peso corporal en press de banca.

Durante el estudio, todos los participantes mantuvieron una ingesta de proteína de al menos 1,5gr por kg de peso corporal.

Se dividió a los participantes en dos grupos que fueron sometidos a un programa específico de entrenamiento durante 9 semanas, en los que realizaron entrenamiento con cargas 3 veces por semana, con un volumen 6 ejercicios diferentes por entrenamiento, con periodos de descanso de entre 90 y 120 segundos.

Todos siguieron un modelo de entrenamiento de periodización ondulada en los que se trabajaba el primer día con cargas del 6-8RM, el segundo día con cargas del 12-14RM y el tercer día con cargas del 18-20RM.

El entrenamiento fue dividido en tres mesociclos:

-Mesociclo 1: 4 series por ejercicio

-Mesociclo 2: 5 series por ejercicio

-Mesociclo 3: 6 series por ejercicio compuesto y 5 series para ejercicios accesorios.

Entrenadores y preparadores especializados siguieron cada entrenamiento.

El primer grupo, fue sometido a un programa de entrenamiento específico con 6 ejercicios diferentes prestablecidos es sus rutinas, sin posibilidad de modificación alguno y que debían seguir al pie de la letra.

El segundo grupo, tuvo la posibilidad de elegir los ejercicios de su rutina de entre una variedad de opciones dadas por sus preparadores para ejercicios de cada grupo muscular y compuestos.

Los resultados del estudio, fueron bastante reveladores y sorprendentes.

Lo atletas que realizaron el programa siguiendo los ejercicios pautados al pie de la letra obtuvieron una ganancia sustancial de 0,98gr de masa muscular, mientras que los que tuvieron la posibilidad de escoger los ejercicios en función de su gusto, obtuvieron alrededor de un 60% más de mejora, logrando un incremento de su masa muscular de 1,6kg.

Es interesante la conclusión que podemos sacar de este estudio, ya que podemos observar que en la mayoría de los casos, el nivel psicológico para afrontar un programa de entrenamiento que nos guste más o menos, puede determinar un papel fundamental en el logro de mejores resultados, por lo que podemos concluir que en aquellos programas donde un profesional no cuenta con nuestra opinión, nuestras sensaciones y nuestros gustos a la hora de ejecutar un entrenamiento, está reduciendo mucho la capacidad de mejora de cara a lograr resultados, por ello se hace imprescindible que los entrenadores más aferrados a sus métodos y creencias de que sólo lo que ellos piensan funciona y da resultados, abran la mente y nos escuchen, al final la sinergia entre sus conocimientos y las sensaciones que cada uno percibe con un ejercicio, y la motivación con la que lo afronta, son la verdadera clave del éxito.

Rauch, J.T., et al. "Auto-regulated exercise selection training regimen produces small increases in lean body mass and maximal strength adaptations in strength-trained individuals," The Journal of Strength and Conditioning Research, 2017, Oct. 7.

Leave a Reply