Entrenamiento Con Oclusión

¿Has oído hablar del entrenamiento con oclusión del flujo sanguíneo? Hoy te explicamos en que consiste y que beneficios ha demostrado tener sobre la musculatura y el incremento de fuerza.

El entrenamiento con oclusión o de restricción de flujo sanguíneo, no es, ni mucho menos, nada nuevo, ya durante la década de los años 90, muchos atletas del culturismo, trabajaban algunos grupo musculares con éste método.

A priori, ésta técnica sólo se había utilizado en grupos musculares en los que de forma directa se puede reducir el aporte de sangre, como son brazos y piernas, ya que consiste en apretar una banda, a modo de torniquete suave alrededor de la zona muscular que se va a trabajar, restringiendo así el flujo de sangre y ejecutando el ejercicio con una menor carga.

Ejercicios comunes con restricción de flujo sanguíneo son los curls de bíceps, las extensiones de piernas, los curls de femoral o incluso la sentadilla.

Pero, y si queremos trabajar los pectorales con éste método, de qué manera podríamos conseguirlo sin tener la posibilidad de manera tan directa, como  en otras articulaciones, de restringir el flujo de sangre.

Un estudio realizado por investigadores de diferentes universidades asiáticas, entre ellas la universidad de Tokyo, reclutó a 10 individuos varones, con edades comprendidas entre 23 y 38 años, que fueron divididos en 2 grupos, uno de los grupos, trabajaría con oclusión y el otro sin ella.

Durante el estudio de dos semanas, trabajarían un entrenamiento de press de banca dos veces al día con el 30% de su RM donde realizarían 4 series con un total de 75 repeticiones durante 6 días a la semana.

El grupo con oclusión trabajaría el ejercicio con una banda para restringir el aporte de sangre en las zonas del brazo proximales al pectoral, mientras que el otro grupo, no tendía restricción del flujo de sangre.

Tanto antes como después del ejercicio se realizaron mediciones del pectoral mayor, del tríceps y de las hormonas anabólicas presentes en sangre.

Los resultados fueron cuanto menos sorprendentes, el grupo de entrenamiento con técnica de oclusión, aumento el tamaño de tríceps braquial y del pectoral mayor, en un 8% y un 16% respectivamente, así como se produjo un incremento de un 6% de su RM de press banca, mientras que en el grupo de control, no hubo ningún incremento en ningúna de estas variables, produciéndose además una disminución de un 2% en su RM de press de banca, probablemente debido a la baja intensidad del entrenamiento.

Además los valores de hormona del crecimiento, fueron mayores en el grupo que trabajo con restricción del flujo sanguíneo aunque no demasiado, no siendo este el factor determinante de los resultados.

Como vemos, el entrenamiento con oclusión parece ser un método bastante válido para conseguir mejoras tanto en nuestros niveles de fuerza máxima como en la hipertrofia por lo que se está convirtiendo en una herramienta más de muchos atletas para mejorar su condición física.

Resulta muy interesante que a pesar de no llegar a una conclusión exacta de cómo y por qué se producen estas mejoras podamos utilizarlo para cualquier grupo muscular proximal a las zonas directas de oclusión como son los pectorales, los hombros o los dorsales, siempre y cuando estemos supervisados por profesionales de la salud para crear el entorno de seguridad necesario para este tipo de entrenamiento, ya que también se han podido observar, como es lógico, incrementos sobre la presión arterial durante su práctica.

Visualiza Efectos del entrenamiento de press de banca de baja intensidad con flujo sanguíneo muscular del brazo restringido sobre la hipertrofia muscular del pecho: un estudio piloto.

Leave a Reply