Mejora tu sistema inmunitario

Vivimos tiempos complicados debido a esta gran pandemia que esta afectando a nuestra sociedad, el covid-19 ha llegado dejándonos aislados y provocando mucho miedo en nuestro entorno.

Como equipo humano, desde Givemefit, queremos implicarnos aportando información de calidad que ayude a todas las personas a mejorar, en la medida de lo posible, ante esta situación.

Hoy queremos hablaros sobre la importancia que tiene nuestro sistema inmunitario en la defensa de nuestro organismo ante numerosas situaciones y enfermedades.

El sistema inmunitario nos defiende ante la invasión de sustancias extrañas y peligrosas, como pueden ser microorganismos, conocidos comúnmente como gérmenes (virus como el covid-19, bacterias u hongos), parásitos, células cancerosas o tejidos y órganos trasplantados.

El mecanismo de acción de nuestro sistema inmunitario se basa, a grandes rasgos, en saber distinguir lo que forma parte de nuestro propio organismo y lo que no pertenece al mismo, antígenos.

Los antígenos son las sustancias que nuestro sistema inmunitario puede detectar y hacia la que se genera una respuesta por parte del mismo para combatirlos, en el caso de que los consideren peligrosos, esta reacción implica una serie de acciones por parte de nuestro organismo como pueden ser la inflamación o la fiebre, entre otras, ya que a través de estas vías, de forma autónoma, el cuerpo, es capaz de combatir la amenaza.

Estos antígenos, pueden ser microorganismo, subproductos de los mismos o moléculas independientes, como por ejemplo el polen.

Los pasos principales son reconocer la amenaza, activación de las vías necesarias y movilización de las mismas, atacar el antígeno, controlar la amenaza y finalizar el ataque.

Algunas personas pueden sufrir una disfunción en su sistema inmune, lo que produce que su propio organismo, no identifique de manera adecuada los antígenos y en muchas ocasiones realice ataques inadecuados, empleando respuestas hacia tejidos y células del propio cuerpo como en la enfermedad de lupus eritematoso sistémico o la artritis reumatoide.

En otras ocasiones el sistema inmune, no responde a las amenazas, bien porque la persona está débil debido a alguna patología o bien porque necesita fármacos que suprimen la acción de su sistema inmunitario.

La intención de nuestro post es que aprendas la manera de mantener tu sistema inmunitario al 100% para que tengas un menor riesgo de sufrir cualquier patología causada por cualquier microorganismo.

Obviamente, nuestro primer consejo, es uno de los más importantes. La alimentación juega un papel fundamental para mantener un sistema inmune en condiciones adecuadas, desde la ingesta de micronutrientes necesarios como son vitaminas y minerales hasta una correcta función intestinal, con especial relevancia de nuestra microbiota, que como en otras ocasiones hemos contado, está completamente relacionada con multitud de funciones del organismo.

El consumo de verduras se hace imperativo, los vegetales, en especial los de hoja verde, van a aportarnos un gran número de micronutrientes, como son potasio, magnesio, vitaminas del grupo b, vitamina A o vitamina k entre otras, que van a mejorar la función celular y por ende nuestro organismo frente a la agresión de agentes como virus y bacterias.

Las frutas, del mismo modo, favorecen la mejora del sistema inmunitario, con especial mención hacia los frutos rojos, con alto contenido de antioxidantes e igualmente ricas en minerales y vitaminas, que combaten la gran cantidad de radicales libres que se generan como consecuencia de la respuesta inmunológica así como las que poseen grandes cantidades de vitamina C como los kiwis.

Las espinacas, la col rizada, las acelgas, las envidias, la achicoria o la rúcula entre otras verduras y las fresas, los arándanos, las frambuesas, las moras, las cerezas o las grosellas entre muchas otras frutas, además, como mencionábamos la importancia de mantener un sistema digestivo en buenas condiciones es imprescindible, por lo que frutas como la papaya o la piña van a servirnos de gran ayuda.

Por otro lado, los pescados, las carnes, los lácteos, los huevos y el marisco nos van a aportar grandes cantidades de zinc, selenio y vitaminas del grupo B de carácter imprescindible.

Del mismo modo los frutos secos, las semillas y los cereales integrales van a contribuir en la mejora de la función inmunitaria.

Es importantísimo que realicemos actividad física moderada y siempre adaptada a nuestra capacidad para mantener una salud y una función inmunitaria correcta. La actividad física ha demostrado ser una de los mejores fármacos para mantener el sistema inmunitario en buenas condiciones, por eso ante esta situación, más que nunca, no debemos permanecer demasiadas horas parados, tumbados o sin realizar actividades que impliquen a nuestro aparato locomotor y a nuestra musculatura.

La hidratación es fundamental para que nuestras células puedan realizar sus funciones al 100% por lo que debemos de ser conscientes de que el aporte de líquidos ricos en electrolitos nos va a mantener en condiciones adecuadas para afrontar cualquier situación que comprometa nuestra salud.

Se hace imprescindible exponerse al sol de cara a mejorar lo máximo posible nuestros niveles de vitamina D, otra de las vitaminas que juega un rol importantísimo en nuestra salud y a la que podemos considerar casi como una hormona, ya que se tiene un papel fundamental en el metabolismo lipídico.

Uno de los factores más perjudiciales para nuestro sistema inmunitario, es el estrés, por eso debemos de ser conscientes de la importancia que tiene, ante esta situación, aprender a trabajar la meditación y la relajación, intentar aprender a relativizar la cantidad de información negativa y dolorosa de la que estamos rodeados y trabajar en una correcta función de nuestras emociones, así como mejorar nuestro descanso al máximo, respetando las horas de sueño necesarias y evitando las pantallas cuando la luz del día comienza a decrecer.

-El tabaco, el alcohol y el consumo de alimentos chatarra van en incrementar la producción de radicales libres así como contribuyen en lesionar nuestros tejidos, por lo que necesitamos apartarlos al máximo de nuestra vidas.

Espero que estos consejos básicos pero de gran importancia, formen parte de vuestro día a día, y que entre todos, frenemos a este virus.

Seguiremos manteniendo la información acerca de la mejora del sistema inmunitario en próximos post.

Ánimo a todos, yo me quedo en casa.

Leave a Reply