Gana Movilidad, Evita Lesiones Y Mejora Tu Fuerza

Entendemos por movilidad el control activo de las articulaciones en diferentes posiciones de un patrón mecánico determinado, que puede transferirse a una posición concreta dentro de un ejercicio, por ejemplo, en la sentadilla profunda, es especialmente importante que la cadera y el tobillo tengan un rango de movimiento amplio y controlado, que permita activar las cadenas musculares de forma correcta, sin desviar la tensión fuera del rango de control de fuerza de la musculatura implicada, para evitar una lesión y optimizar los beneficios que nos reporta la ejecución de este ejercicio.

Tenemos la mala costumbre de pensar que una limitación en un rango de movimiento se debe a la falta de flexibilidad muscular, y pensamos que, estirando la musculatura de forma pasiva, acabaremos mejorando en ese rango de movimiento y se traducirá en una mejora en nuestra salud, pero la realidad es que esto no es completamente cierto, obviamente, es muy importante tener flexibilidad, pero debemos trabajarla, siempre, de manera activa, ya que necesitamos controlar, a través de la fuerza, los rangos de recorrido en los que estamos trabajando.

Para desarrollar una mayor capacidad de movimiento en nuestras articulaciones, poder ejecutar los ejercicios de forma correcta sin riesgo de lesionarnos e incrementar las adaptaciones que cualquier ejercicio nos produce, es importante que desarrollemos una rutina correcta de movilidad de forma accesoria a nuestra práctica deportiva, ya que, de esta manera, mejoraremos nuestra capacidad de ejercer fuerza durante cualquier parte del rango de recorrido de un movimiento.

Para que quede claro, la flexibilidad no garantiza que yo pueda realizar una fuerza de empuje o tracción en una posición de máxima extensión o flexión, la movilidad si, por lo que más movilidad, se traduce en más grados de libertad en un movimiento, más fuerza en todo el recorrido de un movimiento, más variedad y más activación motora en un movimiento, con la consecuente hipertrofia y más recursos durante un movimiento, entre otras capacidades. 

Cuando mejoramos nuestra movilidad, estamos firmando un pacto con la salud, nuestra capacidad de adaptación frente a cualquier patrón mecánico mejorará, al igual que disminuiremos de forma exponencial el riesgo de lesión.

Recuerda que para desarrollar una gran movilidad, debes incluirla en conjunto con tu rutina habitual de ejercicios, una forma interesante, es realizar el trabajo de calentamiento previo a tu rutina de fuerza o cardio con trabajo de movilidad de las articulaciones que vas a emplear en tu rutina, además de incluir uno o dos días a la semana de trabajo específico de este tipo.

Tags: salud

Leave a Reply

Product added to wishlist