Evita El Estancamiento Y Mejora Más Rápido

Evita El Estancamiento Y Mejora Más Rápido

Hoy queremos reflotar uno de nuestros post, que seguro es de gran utilidad para muchos de vosotros, ya que el final del verano es una época en la que los preparadores solemos tener bastante trabajo tras el relax del verano, y para que ahora no caigáis en el error más común para veros de nuevo en vuestra mejor forma, os dejamos este artículo.

-Mi nombre es Carlos, tengo 35 años y llevo haciendo deporte toda la vida, empecé en el mundo del gimnasio hará unos 6 años, como cualquier novato comencé trabajando fiándome de lo poco que conocía y de los consejos de personas que llevaban más tiempo que yo entrenando, poco a poco me empecé a enganchar a los entrenamientos y a interesarme por el mundo del fitness, intenté conseguir unos hábitos alimenticios más saludables informándome a través de la red y de los distintos monitores y compañeros de mi gimnasio, empecé a trabajar de manera organizada en mis sesiones de entrenamiento, a las que acudía religiosamente de lunes a viernes trabajando todos y cada uno de los grupos musculares junto con grandes sesiones de trabajo cardiovascular en la elíptica o en la cinta, incluso comencé a consumir suplementos para tratar de mejorar mi estado de forma . Durante estos 6 años entrenando, he notado algo de cambio en mi cuerpo, pero realmente no ha sido nada espectacular, creo que me esfuerzo demasiado y la recompensa no está siendo la que esperaba, estoy un poco cansado de estar estancado y no conseguir resultados, y realmente no tengo ni idea de lo que puedo estar haciendo mal. Intento seguir todos los consejos que leo con los que supuestamente los resultados deberían salir a la luz y nada, no avanzo ¿qué estoy haciendo mal?

El caso de Carlos suele ser un caso demasiado común en el mundo del fitness, muchas personas se sacrifican semana tras semana, año tras año trabajando en el gimnasio y sin embargo su evolución es mínima e incluso muchas veces acaban viéndose cada vez peor sin entender por que su cuerpo no mejora acorde con su entrenamiento, por lo que cada vez se exigen más, entrenan más, hacen más cantidad de de cardio, pensando que si aumentan la cantidad y se sacrifican aún más obtendrán por fin los resultados tan ansiados, y sin ir más lejos, están alejándose cada vez más de su meta, ya que debido al estrés al que se están sometiendo, sus niveles de cortisol se verán incrementados, llevándoles a un estado donde su metabolismo tenderá a acumular grasa, se fatigará más y su sistema hormonal quedará perjudicado, lo que conlleva cambios notorios en su estado de ánimo y en su humor, generando depresión . 

Y es que en el deporte, como en todo en la vida, la clave está en el equilibrio y en la eficiencia, y por lo general hay bastantes variables a tener en cuenta para conseguir un equilibrio adecuado, no siempre más es mejor, y debemos ser conscientes de que el cuerpo no funciona con esta metodología.

Escucha a tu cuerpo, es importante adecuar el entrenamiento a tu estado en general, al igual que nuestro humor cambia a lo largo de la semana, nuestro sistema nervioso, y los procesos hormonales son muy variables por lo que conocer la autorregulación es fundamental para no sobre saturar nuestro cuerpo con un exceso de ejercicio que no esté bien gestionado. Tenemos que tener en cuenta que si nosotros bombardeamos un músculo de manera continua, semana tras semana, ejecutando una cantidad de series elevadísimas, la capacidad de recuperación y de síntesis proteica de ese músculo se verá totalmente comprometida, en el caso de Carlos en el que trabaja un grupo muscular cada día sometiéndolo a un número de series alto y a un gran estrés, esta capacidad se encuentra bastante limitada, y a pesar de llevar una alimentación saludable, no es suficiente para su desgaste, no existe un equilibrio entre el estímulo y la recuperación, por lo que sus logros, no están siendo como él espera. Una manera adecuada de mejorar su situación actual sería reducir la cantidad de trabajo por grupo muscular, permitiendo a sus músculos recuperarse mejor de cada sesión de entrenamiento y adquirir una mayor síntesis proteica. Probablemente Carlos notaría un gran avance si redujese su volumen de entrenamiento y aumentase la frecuencia con la que trabaja los distintos grupos musculares, aplicando siempre la intensidad adecuada.Una rutina de empuje y tracción le sacarían de ese estancamiento tan prolongado y le permitiría reducir la cantidad de estrés muscular que no está permitiendo una adecuada síntesis de proteína. De la misma manera si redujese las cantidades de ejercicio cardiovascular, y variase las intensidades, su cuerpo reduciría esos niveles tan elevados de cortisol que no le hacen ningún bien y retrasan en gran medida sus avances.

Hay que ser conscientes de que el cuerpo contiene unos niveles de energía limitados para sus funciones, y una limitada capacidad para su recuperación, por eso una cantidad elevada de ejercicio, sin una nutrición acorde, va a afectar directamente nuestro sistema nervioso, nuestro sistema hormonal y nuestro sistema inmune, y esta tres variables son un factor condicionante para nuestro estado y nuestro cuerpo.

Por lo que si la cantidad total de trabajo o ejercicio que estás realizando en una semana, por ejemplo, es mayor que la capacidad que posee tu cuerpo para la recuperación, estás en un serio problema, y tu salud se está viendo afectada.

Es imprescindible saber cuando debemos de exigirnos el máximo y cuando debemos levantar el pie del acelerador. Si en tu rutina de ejercicios hay escrito que tienes que realizar 5 series de 8 repeticiones al 70% de tu RM y ese día te sientes invencible, aprovéchate y aumenta tu intensidad, ahora bien si a la tercera serie, te sientes fulminado, es hora de escuchar a tu cuerpo, sé inteligente.

Lógicamente siempre tenemos que tener en cuenta que para que esto funcione, tanto la alimentación como la ejecución de los ejercicios ha de ser adecuada, no hay que olvidarse de consumir una cantidad correcta de grasas saludables, carbohidratos y proteínas así como de ejecutar los ejercicios con una biomecánica adecuada y ser consciente en cada repetición de ejecutar el máximo número de fibras posible gracias a la conexión neuromuscular y emplear un ratio adecuado de tiempo en las distintas fases.

Modificando estos patrones y viendo como tu cuerpo va respondiendo, irás aumentando tu capacidad de recuperación y por ende podrás aumentar la intensidad de tus entrenamientos sin sufrir esos estancamientos tan indeseables, a medida que nos adaptemos, mayores serán nuestras capacidades, al fin y al cabo esto es a lo que llamamos entrenamiento.

Leave a Reply