El Trabajo Cardiovascular También Te Pone Fuerte

El Trabajo Cardiovascular También Te Pone Fuerte

Hoy queremos desmitificar uno de los mayores bulos que corre por el mundo del fitness, se trata ni más ni menos de la curiosa teoría bien asentada de que el ejercicio cardiovascular evitará que progreses en tus ganancias, es más las podría echar a perder. Este curioso fundamento se basa en las interferencias que puede producir un ejercicio cardiovascular que no vaya acorde con tu objetivo, pero sin ir más lejos, bajo nuestro punto de vista, consideramos que el trabajo cardiovascular es una herramienta excepcional que tenemos a nuestra disposición para complementar nuestra rutina, mejorando nuestra salud, nuestro estado de forma físico, nuestra estética y algo fundamental, acelerar y mejorar nuestras recuperaciones, tanto mejorando el entorno hormonal como relajando la musculatura.

Programando el tipo de ejercicio cardiovascular adecuado, conseguiremos aumentar nuestras capacidades físicas, incluso aumentar nuestra masa muscular, en GiveMeFit, te mostramos dos de las mejores formas que consideramos importantes trabajar junto con nuestra rutina para desarrollar y potenciar nuestro físico al máximo.

Remo ergómetro.

Esta herramienta nos permite potenciar tanto el tren superior como el inferior.

Erróneamente pensamos que con el remo la parte del cuerpo que más trabaja son nuestros dorsales y nuestros brazos, pero este ejercicio va mucho más allá y requiere que durante su ejecución, activemos completamente nuestro core y potenciemos al máximo nuestras piernas desarrollando una gran fuerza con nuestros cuadriceps y nuestros glúteos, durante la fase explosiva desarrollaremos una gran fuerza, implicando todas nuestras articulaciones, y músculos, lo que producirá un gran estímulo y nos ayudará a fortalecer todas las partes.

Si trabajamos la alta intensidad con esta maquina, obtendremos grandes beneficios en crecimiento muscular y potenciaremos nuestro torso y piernas en gran medida, hecho que resulta de gran ayuda para la ejecución de otros ejercicios de nuestra rutina, ya que estos patrones de movimiento, son completamente transferibles a muchísimos ejercicios. Además al trabajar con un protocolo de intervalos de alta intensidad estaremos aumentando nuestro gasto calórico de manera directa, no sólo por la realización del ejercicio, si no por la demanda de oxigeno de éste, que posteriormente tendrá una respuesta compensatoria por parte de nuestro organismo, aumentando así nuestra tasa metabólica y quemando gran cantidad de grasa.

Consejos de uso:

Uno de los principales problemas a la hora de ejecutar este ejercicio es el grip del asiento, y en nuestro caso, que pretendemos trabajar a altas intensidades, puede convertirse en un incordio, por lo que te recomendamos que a la hora de sentarte, coloques sobre el asiento un pequeño matt de yoga/pilates que te aporte algo más de sujeción y de este modo, durante los grandes esfuerzos no te deslizarás ni perderás potencia.

Es muy importante también que ajustes de manera correcta los estribos de los pies, ya que esto evitará que se muevan durante el ejercicio y te permitirá trabajar a la máxima intensidad requerida.

Método:

-Series: 10

-Resistencia: 8-10 (cercana al máximo de la maquina)

-Tiempo de trabajo: 60 segundos

-Tiempo de descanso: 60 segundos

Procura iniciar el ejercicio con un calentamiento de 2 o 3 minutos a un ritmo cómodo, cuando finalices las 10 rondas, recupera con una pequeña vuelta a la calma durante 3 minutos a ritmo liviano.

Si te resulta muy complejo al principio puedes reducir el tiempo de trabajo a la mitad.

2 Sprints en cinta inclinada.

Uno de nuestros entrenamientos preferidos a la hora de entrenar son los sprints en cinta con inclinación, este ejercicio tiene innumerables beneficios tanto para nuestra salud, como para nuestra condición física y estética.

Se trata de un ejercicio muy demandante para todo el cuerpo, pero cobra especial relevancia nuestra zona media y nuestras piernas. Trabajando sprints tus músculos abdominales estarán completamente activados, así como tu zona lumbar. Tus glúteos serán los encargados de mover a gran velocidad tus piernas, poniéndote al límite en cada repetición. Piensa en los cuerpos de los velocistas, ¿Te haces una idea? Músculos grandes y bien definidos, un tren inferior potente y ágil que te permitirá ser completamente funcional y aumentar tu fuerza en el resto de ejercicios.

Trabajando con inclinación obtendrás varias ventajas, por un lado la seguridad que aporta el plano inclinado a la hora de evitar posibles lesiones y por otro la de convertir este ejercicio en uno mucho más demandante que te permita desarrollar una gran musculatura.

Al igual que con el ergómetro, se trata de ejecutar series de gran intensidad por lo que obtendremos los mismos beneficios en cuando al EPOC, además, a nivel hormonal y celular, los intervalos de alta intensidad mejorarán muchos marcadores, cobrando especial relevancia la mejora de la sensibilidad a la insulina.

Consejos de uso:

Es importante que te familiarices con la cinta, y tu mecánica de sprint sea adecuada, no debes impactar directamente sobre la cinta con el talón, has de apoyar a la altura del antepie o el metatarso para que la carrera sea dinámica y el impacto sobre tu cadena articular sea el mínimo y se produzca de manera natural.

A la hora de descansar, debes dejar la cinta rodando a la velocidad de ejecución de los sprints, saltando con precaución a los bordes de la cinta para apoyar los pies, apoyando en las paralelas de la cinta las manos y ayudándote con ellas para realizar y amortiguar el movimiento. A la hora de ejecutar el siguiente sprint, debes aplicar el mismo principio, deja el peso en las paralelas ayudándote de tus brazos mientras consigues que tus piernas se adapten a la velocidad de la cinta.

Método:

-Series: 10-12

-Velocidad: 90%-100%

-Inclinación: nivel 2-3

-Tiempo de trabajo: 30segundos

-Tiempo de descanso: 30 segundos

Procura iniciar el ejercicio con un calentamiento de 2 o 3 minutos a un ritmo cómodo, cuando finalices las 10-12 rondas, recupera con una pequeña vuelta a la calma durante 3 minutos a ritmo liviano.

Si te resulta muy complejo al principio, puedes aumentar los tiempos de descanso hasta los 60 segundos.

Leave a Reply