Mejora Tu Cadena Posterior 3, Los Glúteos

Mejora Tu Cadena Posterior 3, Los Glúteos

Más allá de la estética, los glúteos son otros de los músculos de la cadena posterior que nos ayudan a mantener una salud correcta y a evitar desequilibrios siempre y cuando se encuentren en consonancia con el resto de los grupos musculares.

Así como hemos hablado de la importancia de los gemelos y de los músculos isquiotibiales, los glúteos, también actúan en sinergia con éstos para mantener una correcta biomecánica y posición de nuestro cuerpo.

La musculatura de los glúteos está formada por un conjunto de tres músculos, glúteo mayor, localizado en la parte superior, glúteo medio y glúteo menor. Cada músculo es el encargado de ejecutar una serie de acciones que permiten el movimiento de diversas articulaciones donde cobra especial relevancia la cadera.

En el caso del glúteo mayor, éste es el encargado de extensión y rotación de la cadera, así como de la retroversión y anteversión pélvica, es decir contribuyen a la estabilización de la pelvis.

El glúteo medio, permite del mismo modo la estabilización pélvica, y la abducción de cadera.

Por último, el glúteo menor lleva a cabo la flexión y rotación interna de la cadera, así como la extensión y rotación externa de la misma, encargándose también de la estabilidad de la pelvis.

La musculatura de los glúteos en su conjunto ayuda a mantener una buena posición de nuestra espalda, nos mantiene erguidos, echo que nos ayuda a reducir las lesiones y dolores de espalda, además intervienen de manera directa junto con los isquiotibiales en posicionar siempre de manera adecuada nuestra pelvis.

Es muy importante trabajar este grupo muscular, que, en el caso de los hombres, a veces puede quedar algo rezagado, y debemos de ser conscientes de que cuanta mayor cantidad de masa poseamos en otras regiones, pueden aumentar los desequilibrios y el riesgo de lesión, por lo que debemos compensar nuestra musculatura.

La implicación de la musculatura de los glúteos en nuestro día a día es muy alta y nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida, tanto dentro como fuera del ámbito deportivo. El simple movimiento de levantar cualquier carga, agacharnos, correr, saltar, o frenar el cuerpo, requiere una gran activación de esta región, que, de no estar adecuadamente fortalecida, puede acarrearnos una lesión en otras zonas del cuerpo que están compensando la falta de fuerza y musculatura.

Además de la columna vertebral en todo su recorrido, también podemos encontrar lesiones a otros niveles cuando los glúteos no están ejecutando correctamente su función. Algo muy común es el dolor de rodilla en actividades en las que realizamos aterrizajes repetidos, como cualquier deporte en el que corramos o saltemos. 

La falta de fuerza, permite que la rodilla no siga un patrón de movimiento correcto y vire hacia el interior, generando el llamado valgo de rodilla, que somete a los tejidos más vulnerables como son ligamentos, meniscos y tendones a soportar grandes tensiones.

Uno de los test más sencillos que puedes realizar para comprobar si tus glúteos están trabajando de manera adecuada en el ejercicio de zancada a una pierna, dónde puedes comprobar si tu rodilla vira hacia el interior o se mantiene sobre el eje.

Debido a nuestro estilo de vida actual, en el que generalmente aparte de tender a ser sedentario, trabajamos muy poco toda la musculatura de la zona del Core y la zona de los glúteos, esta musculatura tiende a debilitarse bastante y acaba produciendo adaptaciones de otros grupos musculares como es el caso de los isquios y los lumbares para compensar la falta de fuerza. Esto nos acaba acarreando dolores en estas zonas que muchas veces pensamos que son por problemas de esa región específica y que podrían haberse evitado realizando un trabajo adecuado de glúteos.

Desde GiveMeFit, te animamos a que testes la fuerza de tus glúteos y comiences a fortalecerlos, y si ya lo haces dentro de tu rutina, continúa, vas por el camino adecuado. 

Leave a Reply