Yoga Para Embarazadas

Como muy bien sabemos ya, la práctica deportiva y la actividad física son fundamentales en nuestro día a día y deben estar completamente integradas en nuestro estilo de vida, tengamos la edad que tengamos, y bajo cualquier circunstancia, obviamente, siempre, adecuándose a nuestro contexto y a nuestro entorno.

Es imprescindible que tomemos consciencia de que la actividad física es la medicina que previene y disminuye el riesgo de sufrir cualquier enfermedad y que aumenta nuestra calidad de vida de manera exponencial e incluso, como hoy os contamos, la de nuestros hijos.

Lo primero que debemos de tener en cuenta es que deberíamos haber empezado antes a practicar deporte, si no lo estamos haciendo ya, pero aun así, el embarazo, es un buen momento para iniciarnos en la práctica deportiva, eso sí, es imprescindible que nos pongamos en manos de buenos profesionales, que nos asesoren de formo correcta, ya que cualquier actividad o ejercicio practicado de forma inadecuada, podría lesionarnos, y durante un embarazo el riesgo puede aumentar.

El yoga, Concretamente. es una de las actividades más recomendables durante la gestación, como ya hemos contado en ocasiones anteriores, esta doctrina milenaria, se basa en la conexión que existe entre nuestro cuerpo, nuestra mente y la espiritualidad, el trabajo a través de nuestros flujos de energía, nuestra musculatura y la meditación que, en sinergia, consiguen el equilibrio y la paz a nivel mental y físico.

Al tratarse de una actividad de bajo impacto, permiten a la mama y al bebé ejercitarse con bajo riesgo de sufrir lesiones, además de mejorar de manera considerable el periodo de gestación, la salud de la mamá, la salud del feto y el parto.

Entre los numerosos beneficios que nos puede aportar el Yoga durante el embarazo, queremos recalcar los que consideramos más importantes y que van a facilitar y a mejorar la gestación.

En este estudio , concluyen con que su práctica mejora notablemente el periodo de gestación de manera segura y más eficiente que otras actividades.

Gracias al trabajo específico de elasticidad y de fuerza, la musculatura del vientre se fortalece y ayuda a mejorar las contracciones, además, en muchas posiciones, el trabajo directo sobre la musculatura del periné, encargada de soportar el útero, adquiere elasticidad, hecho fundamental para mejorar el paso del feto por el canal del parto.

Como sabemos, la respiración, es una de las claves del trabajo de Yoga, que nos ayuda a oxigenar nuestro cuerpo y el de nuestro bebé de manera correcta. Con sesiones de trabajo específicas enfocadas a mejorar este aspecto, conseguiremos mejorar el aporte de nutrientes hacia el feto.

Al igual que con otras actividades físicas, el Yoga mantendrá nuestro organismo funcionando de manera correcta con un equilibrio adecuado entre las distintas vías metabólicas, lo que reduce considerablemente el riesgo de sufrir patologías asociadas al embarazo, como la diabetes gestacional.

Es frecuente, que por el cambio hormonal al que se enfrenta el organismo durante esta etapa, podamos sufrir estados de depresión, de falta de ánimo, o de apatía en a lo largo del proceso de gestación, y el Yoga, nos va a ayudar a equilibrar y a canalizar nuestras emociones y nuestra energía para que encontremos en cualquiera de esos momentos la paz interior y el equilibrio emocional para llevar nuestro embarazo siempre con buen ánimo.

Con todas las posturas de Yoga vamos a trabajar la musculatura estabilizadora de nuestro cuerpo, y este aspecto es de vital importancia, a medida que el feto se va desarrollando, ya que el peso de nuestra tripa aumenta considerablemente y se produce una gran anterversión de la pelvis, donde se acentúa la curvatura lumbar, lo que conocemos como hiperlordosis. Para que esta situación no afecte a nuestra calidad de vida y no nos provoque dolores lumbares debemos incidir en el trabajo de dicha musculatura, potenciando al máximo nuestro core durante la práctica.

Otra de las partes especialmente importantes de cara al parto y a la recuperación después del mismo, es el trabajo de la musculatura del suelo pélvico y del transverso abdominal, que nos va a ayudar a mejorar el parto y la posición de nuestro bebé.

El Yoga para embarazadas, es la disciplina que más trabaja está musculatura y donde vamos a ejecutar posturas específicas que van a mejorar la colocación de nuestro feto, así como la elasticidad y la fuerza del suelo pélvico que va a mejorar el parto de manera infinita, lo que en la mayoría de ocasiones, evita la cesárea gracias a la movilidad de nuestra pélvis.

El trabajo sobre el diafragma, los pulmones y las vibraciones internas que producimos gracias al sonido de los mantras, van a calmar la ansiedad, que muchas veces acompaña esta etapa, y nos puede jugar malas pasadas, tanto para nuestra salud, como para la de nuestro bebé.

Gracias a la práctica habitual, conseguiremos reducir e incluso evitar las náuseas, los vértigos, aumentaremos la confianza y la vitalidad, gracias al estado de energía que el Yoga nos aporta.

Tags: Yoga

1 Comments

    • Avatar
      Monica
      Nov 25, 2019

      Muy buen artículo.

Leave a Reply