Las Horas Que No Se Entrena, También Importan

Generalmente ponemos todo el foco en nuestro entrenamiento y a veces descuidamos un poco el resto de las variables que condicionan nuestra salud y nuestro estado de forma, sin ser conscientes que el resto del tiempo que no invertimos entrenando, tiene un mayor peso en la balanza, ya que es básicamente el 90% de nuestro tiempo.

El objetivo de mejorar nuestra salud y nuestro estado de forma, conlleva consigo una serie acciones que han de trabajarse de manera sinérgica con nuestro entrenamiento para lograr los resultados que esperamos, la alimentación, nuestro estilo de vida y nuestro descanso, son tres factores fundamentales para lograr un resultado satisfactorio.

Cuando nos referimos al tema de la alimentación, tenemos que tener claro lo que queremos conseguir, y nuestra dieta deberá cumplir unos parámetros que nos mantengan lo más saludable posible, ya que si esto falla, nuestro plan se irá al traste.

Por lo tanto, primero desarrollaremos un plan de comidas saludable, lo más variado posible y muy importante, que sea sostenible en el tiempo. Si no conseguimos llevar a cabo unos hábitos de nutrición saludables y sostenibles en el tiempo, jamás lograremos el éxito, ya que como hemos contado, la constancia y la adherencia a un plan específico es lo que nos va a llevar a conseguir unos buenos resultados.

Poco a poco, tenemos que conseguir que nuestra alimentación se base en productos naturales y lo menos procesados posible, comida real, evitar en gran medida consumir muchos azúcares, grasas trans, y todo lo que sea procesado. Que la pieza fundamental de nuestra alimentación sean los vegetales, que nos aportan minerales, vitaminas y nutrientes necesarios para que nuestro cuerpo pueda ejercer bien las funciones esenciales que harán que nuestro cuerpo cambie.

Seremos conscientes siempre de lo que comemos, y llevaremos una relación sana con la comida, educando a nuestro organismo y a nuestro cerebro. Queremos darle los mejores nutrientes para que funcione de la mejor manera posible y algo muy importante y que no podemos obviar a la hora de conseguir resultados, controlaremos nuestras porciones, puede que en algunos casos no sea necesario pesar la cantidad pero sí que debemos de ser conscientes de que si queremos aumentar masa muscular, no puede faltar una cantidad adecuada de proteína, de hidratos de carbono, al igual que cantidades adecuadas de grasas saludables que harán que nuestro sistema hormonal se encuentre al 100%. Por supuesto no me olvido de la energía, tenemos que ser conscientes también que en cada metabolismo la cantidad de energía que se utiliza es muy variable debido a múltiples factores, temperatura, hormonas, actividad...por lo que a través de la alimentación trataremos de ajustar nuestros macros y nuestra cantidad de comida a merced del objetivo que tengamos.

Por otro lado, está la distribución de nuestras comidas, para los estudios actuales de medicina, la frecuencia de comidas no es demasiado relevante, y no se encuentran grandes diferencias en términos de mejora de la composición corporal entre individuos que reparten su ingesta calórica en más de 4 o 5 comidas que otros que lo hacen en una o dos. Por lo tanto, repito, seremos lo más inteligentes posible y adaptaremos nuestra frecuencia de comidas a nuestra vida, de modo que si necesito comer más veces lo haga y si me vale con dos o tres comidas más grandes al día llegaré también a mi objetivo, pero la clave aquí es ser constante y no fallar demasiado.

Si no soy realista y me salgo de mi plan de manera constante, jamás conseguiré cambiar. Siempre podemos ser un poco flexibles, pero lo que está claro es que debemos ser lo más honestos posible y no engañarnos a nosotros mismos.

No pasa nada si nos saltamos nuestro plan un día, dos días, tres días...lo importante es que seamos conscientes de que es sólo un salto y no se convertirá en un habito. Sabemos cuál es nuestro camino para llegar al éxito, y todo lo que no esté dentro de nuestro plan, no estará alejando o desviando de la meta.

En cuanto a nuestra actividad diaria y a nuestro descanso, es primordial que nos mantengamos activos la mayor parte del tiempo que pasamos despiertos, que aumentemos nuestros niveles de actividad cotidianos en el caso de que sean bajos debido a nuestros trabajos, estudios y demás, por lo que siempre que tengamos oportunidad de aumentar nuestro gasto energético fuera del periodo de entrenamiento, así lo haremos.

Intentaremos utilizar las escaleras en lugar de ascensores, caminar siempre que sea posible antes de coger el coche, levantarnos cada hora cuando pasemos muchas horas sentados y realizar algunos ejercicios para estimular la musculatura y mantener sanas nuestras articulaciones. Estas pequeñas estrategias aumentarán de manera considerable nuestro N.E.A.T. (Actividad física sin ejercicio), clave para conseguir nuestros resultados y mantenernos sanos.

En cuanto al descanso, ha de ser siempre de calidad, durante el sueño nuestro cuerpo se regenera y se pone a punto para la actividad. Descansar al menos 7-8 horas diarias será necesario para recuperarnos de las sesiones de entrenamiento, mantener nuestro sistema hormonal en plenas facultades, recuperar nuestro sistema digestivo, desconectar el cerebro y mantener un carácter lleno de positivismo y energía entre otras muchas cosas.

Buenas medidas que podemos adoptar, de las que ya hemos hablado en otras ocasiones y que van a hacer que nuestro descanso sea realmente reparador son desconectarse de fuentes de luz procedentes de pantallas al menos 2 o 3 horas antes de acostarnos, así como mantener un entorno libre de fuentes que produzcan demasiadas ondas y energía, como pueden ser aparatos móviles, tablets, televisiones, y demás aparatos electrónicos. Otro factor importante es la luz, debemos mantener nuestra habitación oscura, a una temperatura que oscile entre los 18 y 20 grados, sin ruidos que perturben nuestra calma. Por último, utilizar ejercicios de respiración puede ayudarnos a encontrar el sueño de manera rápida y que, desde el inicio, éste sea de muy buena calidad de tal manera que despertemos con una gran energía y con ganas de comernos el día.

Leave a Reply